La sombra de Salazar sigue sin abandonar el Mundial de Doha

La sombra de Salazar sigue sin abandonar el Mundial de Doha

El nombre de Alberto Salazar, suspendido cuatro años por "incitación" al dopaje al principio de la semana, sigue planeando sobre el Mundial de atletismo de Doha, que afronta su recta final, con su clausura programada para el domingo.

Cuatro días después de que la Agencia Estadounidense Antidopaje (Usada) anunciara el castigo al técnico estadounidense, nacido en Cuba hace 61 años, atletas ligados a su Nike Oregon Project (NOP), el grupo de alto nivel financiado por la marca deportiva estadounidense, continúa teniendo que hacer frente a preguntas sobre sus lazos con Salazar.

Siete de los integrantes del NOP están en Catar y dos de ellos han sido campeones mundiales en los últimos días, la holandesa Sifan Hassan en 10.000 metros y el estadounidense Donavan Brazier en 800 metros.

Sifan Hassan prefirió no hacer declaraciones a la prensa tras ganar su semifinal de 1.500 metros el jueves.

El estadounidense Matthew Centrowitz, que se separó de Salazar en 2018, rechazó también referirse al tema el jueves: "Hablaré después del Mundial, pero ahora toda mi atención está puesta en la competición", declaró el vigente campeón olímpico de 1.500 metros.

Su compatriota Craig Engels, clasificado para las semifinales de los 1.500 metros, sí que aceptó hablar del asunto.

"El Oregon Project queda tocado. Esto mancha a todo el grupo", admitió.

Engels subrayó que no había visto nada sospechoso desde que pasó a formar parte del grupo de entrenamiento hace dos años: "Recuerdo haber dicho a mi entrenador universitario que si veía cualquier cosa iba a ser yo el que hablara".

"Pensaba, denme un año para ver si iba bien, y si no era así y se tramaba algo entonces iba a dejar el grupo y denunciarlo. Pero nunca me han propuesto nada, nunca me han presionado para tomar un producto, nada", añadió.

Impacto máximo

El estadounidense destacó el 'timing' del anuncio de la USADA.

"Han esperado a hacerlo en pleno Mundial", subrayó, entendiendo que la Agencia Antidopaje de su país lo que perseguía era "lograr el mayor impacto posible".

Craig Engels espera que las revelaciones no ensucien la reputación de los atletas inocentes que se entrenan con el grupo de Oregon.

De manera paralela, una de las críticas más virulentas al Nike Oregon Project vino de la atleta del medio fondo Jenny Simpson.

"¡Echadle fuera! Esa es mi reacción", afirmó la estadounidense sobre su compatriota Salazar.

"Cuando haces trampas tienes que ser castigado. Soy favorable a una suspensión de por vida, me hubiera gustado que le cayeran más de cuatro años. Paremos a los tramposos", dijo Simpson en la zona mixta tras su victoria en las series de 1.500 metros.

"Cualquiera que siga un poco el atletismo sabe que hay un sombra, nubes negras que rodean a ese grupo. No entiendo por qué hay atletas que deciden unirse a él", sentenció.

Salazar fue en el pasado entrenador del británico Mo Farah, ausente en este Mundial por estar preparando el maratón de Chicago, donde defenderá la victoria del año pasado.

Con información de: Panorama

CATEGORÍAS
TAGS
Compartir Noticia

COMENTARIOS