Web Hosting
Sony colgando del hilo de Spider-Man: ¿qué pierde y qué gana el estudio con el acuerdo con Marvel?

Sony colgando del hilo de Spider-Man: ¿qué pierde y qué gana el estudio con el acuerdo con Marvel?

Aglaia Berlutti – Oct 3, 2019, 17:30 (CET) Sony colgando del hilo de Spider-Man: ¿qué pierde y qué gana el estudio con el acuerdo con Marvel?

El enfrentamiento entre Marvel y Sony acabó con un acuerdo que asegura al menos, el cierre de la trilogía protagonizada por Tom Holland y dirigida por Jon Watts y la aparición del personaje en una venidera película en equipo. No obstante, para Sony el acuerdo no parece ser el más ventajoso y te contamos el motivo.

La polémica alrededor del acuerdo gracias al cual Marvel y Sony comparten derechos sobre Spider-Man llegó a su punto álgido cuando ambas productoras decidieron romper el acuerdo luego del éxito taquillero de Spider-Man: Far From Home, de John Watts. Se trató de un suceso inesperado que tomó desprevenidos a la mayoría de los fans, aunque no tanto a la prensa y medios especializados, que, por meses, analizaron la posibilidad de que Sony intentara capitalizar el éxito marvelita en beneficio de un posible universo propio.

Con la confirmación de la secuela de Venom —un desastre en críticas, pero éxito en boletería— y la filmación de Morbius, protagonizada por Jared Leto, todo parecía indicar que la productora tenía una estrategia definida para llevar a la pantalla grande una reinvención novedosa del mundo de Spider-Man. Además, la compra de la compañía Insomniac Games (responsable del juego de videoconsola más exitoso basado en el personaje hasta la fecha) dejó claro que Sony tenía toda la intención de expandir el Universo del héroe en términos propios, lo que incluye por supuesto, recuperar los derechos cinematográficos al completo.

De modo que la ruptura entre ambas compañías era algo que podía predecirse: incluso Kevin Feige llegó a reconocer públicamente que el acuerdo entre ambas “no era algo destinado a durar”, una admisión tácita que la ruptura de las negociaciones habría sido consecuencia directa de una inevitable presión interna. Al final, tanto Marvel como Sony asumen la permanencia de Spider-Man en los activos de ambas compañías, como un elemento base para futuros proyectos que mezclan varios universos y líneas argumentales entre sí. De allí el sofisticado enfrentamiento que protagonizaron y que, por ahora, parece haber terminado con una sorpresiva recapitulación contractual.

Pero no todo es tan sencillo, Marvel y Sony ahora deberán enfrentarse en otra dimensión del acuerdo que les obliga a colaborar en lo que podría ser el cierre de la trilogía Marvelita —éxito de taquilla y crítica— y el comienzo de un nuevo recorrido del héroe en terreno por completo novedoso. ¿Qué pierden y qué ganan cada una de ellas en medio de la extraña posición en que les puso el triunfo del personaje luego de su segundo reboot en menos de diez años? Quizás, la respuesta tenga una inmediata relación con las aspiraciones a futuro de ambos estudios y las implicaciones que el personaje pueda tener en sus proyectos en paralelo.

Un acuerdo, un camino y un futuro incierto

La reciente negociación entre estudios, supuso un alivio para los fans, que se preguntaban en voz alta cuál podría ser la conclusión de la historia del trepamuros de Nueva York, después del preciso cliffhanger de Spider-Man: Far From Home. ¿Cómo podría Sony continuar la historia a partir de un terreno incierto que incluía buena parte de la mitología Marvelita y que, además, incluía una parte considerable del Universo Cinematográfico Marvel?

Todo parece indicar que la combinación entre una historia incompleta y una nueva oferta económica (además de las suplicas del actor Tom Holland a las cabezas visibles de ambas partes en conflicto), influyeron en retomar las negociaciones desde el punto muerto en el que se encontraban semanas atrás. Aunque no se conocen la mayoría de los detalles del acuerdo, Variety informó que el nuevo contrato incluirá una cláusula que obliga a Disney al aporte de un 25% del presupuesto para la tercera película del héroe a cambio del 25% de las ganancias obtenidas.

Además, el trato pone sobre la mesa el problema original que llevó a la ruptura previa: las ganancias por regalías. Sony habría aceptado brindar a Marvel un 5% de ingresos brutos por cada dólar invertido y un asombroso 100% de los ingresos rentables de la comercialización de la película.

Se trató de un paso arriesgado: Disney debió ceder en ganancia para asegurarse de completar una trilogía que hasta ahora, ha resultado un éxito inesperado y que, de una forma u otra, forma parte esencial de la fase cuatro de la franquicia superheroica de la compañía, aun sin estrenarse.

Pero a cambio, la compañía del ratón obtiene un considerable aumento en el control de la cuota global de las grandes películas que se estrenan cada año: de nuevo y gracias a su agresiva estrategia de expansión, Disney retoma espacio dentro del mundo cinematográfico y gracias a las futuras películas de Spider-Man, obtendría un 25% de participación dentro de los números redondos de films a estrenarse en los próximos cinco años.

Como si eso no fuera suficiente, Sony tendrá que negociar para llevar a cabo sus planes sobre un universo cinematográfico basado en el mundo de Spider-Man. La tercera película del trepamuros de Nueva York será una coproducción entre ambas compañías y el posible cameo del personaje en la secuela de Venom, estará sujeto a cláusulas contractuales aún no aclaradas lo suficiente, pero que permiten inferir que Marvel tendría cierto poder de decisión sobre lo que podría ocurrir o no con la participación de Spidey en la futura película protagonizada por Tom Hardy.

Los temas de licencias y usos de imagen sobre el material intelectual en manos de Sony y Marvel, serían no sólo un obstáculo a tener en cuenta en el esperado crossover sino también, una inmediata limitación para Sony al momento de añadir al trepamuros de Nueva York en cualquiera de sus producciones futuras, lo que podría incluir una posible presentación del personaje al Universo de la compañía, algo que sin duda, ralentizará los planes que rodeaban a Spider-Man en el calendario del estudio.

La tercera película del vecino amistoso de Nueva York —y previsiblemente el cierre de la trilogía encarnada por Tom Holland— será la forma en que Marvel cerrará de manera elegante la participación del personaje en su Universo Cinematográfico. Pero eso no significa que abrirá la puerta para la participación del personaje de manera congruente en cualquier proyecto de Sony, lo que deja a la casa productora en medio de la incertidumbre sobre cómo sostendrá la llegada del personaje, al conjunto de películas encabezadas por Venom y, previsiblemente, el Morbius de Jared Leto.

Por ahora, lo único cierto es que el regreso de Spider-Man a la pantalla grande será mucho más rápido de lo que podría suponerse: con fecha de estreno para el verano del 2021, el film aún sin título debería comenzar su pre producción en una fecha tan próxima como para el final de año. ¿Habrá algo nuevo en el proyecto que pueda indicar cuáles serán las próximas decisiones de Marvel y Sony sobre uno de sus personajes más emblemáticos? Solo resta esperar.

Más de Cine y TV

  • Por qué la salida de Spider-Man del Universo Cinematográfico no es tan mala como parece
  • Tom Holland grabó una escena para 'Venom' pero Disney la censuró
  • Tom Holland dice que 'Spider-Man 3' será muy "diferente y especial"
  • ‘X-Men: Dark Phoenix’, otro culpable de la salida de Spider-Man del Universo Cinematográfico de Marvel
  • Tom Holland literalmente salvó a Spider-Man y el acuerdo entre Marvel Studios y Sony Pictures

Compartir en twitterTwittearCon información de: Hipertextual

CATEGORÍAS
TAGS
Compartir Noticia

COMENTARIOS